cerrar
Contacto PQRS
Centro de Documentos
Pedagogía
Aula Extendida
Instituto de Lenguas Extranjeras
Bienestar Universitario
Biblioteca
Dpto. Ciencias Sociales
Dpto. Ciencias Básicas
Planeación
Autoevaluación
Dirección de Internacionalización y Cooperación
Talento Humano
Teatro José Consuegra Higgins
Preguntas Frecuentes
Historia Gráfica
Correo Estudiantes
Correo Funcionarios
ISOTools
Certificados Laborales
Egresados
Rendición de cuentas
Simposio en Educación y Movilidad Social
Encuesta Bienestar Funcionarios
Encuesta Bienestar Estudiantes
Egresados
Encuesta Bienestar Docentes
Alianza El Heraldo
PIEA

Noticias Unisimón

Estudio de Unisimón recomienda que esfuerzos en salud también prioricen a infantes en riesgo de desnutrición

Octubre 25, 2018

Compartir redes-25 redes-27
Estudio de Unisimón recomienda que esfuerzos en salud también prioricen a infantes en riesgo de desnutrición

Por: Jorge Rodríguez López, Mariela Suárez Villa, Gloria Lastre Amell, Gladys Gaviria García y Carmen Carrero. Investigadores de Unisimón.            

Un estudio del Grupo de Cuidado de Enfermería de la Universidad Simón Bolívar alerta a las autoridades colombianas sobre la necesidad de trabajar no solo en solucionar la problemática de niños y niñas que padecen desnutrición, sino también en estrategias de prevención para infantes en riesgo de padecerla, y la importancia de una alimentación balanceada en los primeros 2 años de vida.

El trabajo, publicado en la revista ‘Archivos Venezolanos de Farmacología y Terapéutica, cobra importancia porque este martes fue el Día mundial de la Alimentación declarado por Naciones Unidas. El contenido evaluó entre 2014 y 2017 la funcionalidad del programa de recuperación nutricional de una fundación, que cobijó a 140 menores de 5 años residentes en el municipio Soledad.

Los investigadores de Unisimón utilizaron el software Anthro, validado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para analizar indicadores de peso, talla, tipo de desnutrición y riesgos nutricionales, así como las condiciones familiares, sociales y económicas de infantes en las comunidades vulnerables y con alto índice de pobreza.

La evaluación constató que, al ingresar al programa, más del 40% de niños y niñas evidenciaba riesgo de desnutrición y presentaban la llamada ‘hambre oculta’: deficiencias energéticas, proteicas y de micronutrientes. Por eso no cumplían con el peso y la talla ideales para su edad.

La nutrición está definida por la OMS como la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. De ahí la importancia de la alimentación que tenga una persona en sus dos primeros años, puesto que los hábitos que adquiere en este periodo de vida suelen perdurar.

“La malnutrición no solo es un déficit en la ingesta de nutrientes, también lo es la sobre nutrición; en ambos casos hay una alteración en el organismo que puede comprometer el crecimiento, el desarrollo psicomotor, la capacidad intelectual del individuo y, por ende, su capacidad productiva y calidad de vida”, explicó Jorge Rodríguez López, investigador de Unisimón.

La OMS recalca en que una adecuada alimentación reduce la morbilidad y mortalidad, además de retardar la aparición del riesgo de enfermedades crónicas. “Las manifestaciones de la malnutrición pueden ser deficiencia o exceso, expresadas como desnutrición proteico-calórica, sobrepeso, obesidad y deficiencia de micronutrientes”, agregó Mariela Suárez Villa.

UN RIESGO LATENTE. El estudio realizado por el Grupo de Enfermería de Unisimón halló logros significativos en el programa nutricional, como que los niños menores de 2 años en riesgo de desnutrición lograron la recuperación nutricional, al obtener un peso adecuado para su edad: de 3,4% se incrementaron a 19,8%.

Otro beneficio fue que de un 32% de los infantes, luego de tres años, un 64% alcanzó una talla apropiada. Sin embargo, el riesgo de talla baja pasó de 33% a 53% de los niños y niñas. Y en desnutrición global, de un 44,5% se redujo a 6,1%, pero en el riesgo de desnutrición sucedió lo mismo que con el indicador de talla baja: del total de niños estudiados, al comienzo un 52% mostró vulnerabilidad y, al final, la cifra pasó a 72%.

“Desde el grupo de Cuidado de Enfermería se pueden fortalecer las estrategias de la política de seguridad alimentaria, para el bienestar de la calidad de vida de la población infantil”, expreso Gloria Lastre Amell, líder del grupo de investigación de Unisimón.

La recomendación surge, justamente, de la debilidad en los ítems sobre el riesgo, por ello se exhorta a los organismos gubernamentales, académicos y equipos de salud a frenar los estados de deficiencias nutricionales.

“Se debe insistir en robustecer programas de educación nutricional de apoyo y seguimiento a la población infantil más desasistida y a edades tempranas, para medir el impacto biológico y social, mediante asesorías permanentes a los padres y/o representantes de los niños”, apuntaron las investigadoras Gladys Gaviria García y Carmen Carrero.

Política de privacidad de datos personales ir-26

Sede Barranquilla

SEDE PRINCIPAL

Carrera 59 No. 59-65
PBX +57 (5) 344 4333.
Fax : +57 (5) 3682892

SEDE POSGRADOS

Carrera 54 No. 64-222
PBX +57 (5) 344 3116.
Fax : +57 (5) 3493040

Programas Extendidos en Cúcuta

Av 3 No. 13-34 La Playa
P.B.X: +57 (7) 582 7070

Barranquilla

SEDE PRINCIPAL

Carrera 59 No. 59-65
PBX +57 (5) 344 4333.
Fax : +57 (5) 3682892

Programas Extendidos
en Cúcuta

Av 3 No. 13-34 La Playa
P.B.X: +57 (7) 582 7070
unisimon logo
Universidad Simón Bolivar. Todos los derechos reservados©|Departamento Sistemas de Información|Diseñado por MID Soluciones Web