cerrar
Contacto PQRS
Aula Extendida
Autoevaluación
Biblioteca
Bienestar Universitario
Centro de Documentos
Correo Estudiantes
Correo Funcionarios
Correo Funcionarios Microsoft
Ciencias Básicas
Ciencias Sociales y Humanas
Egresados
Historia Gráfica
Instituto de Lenguas Extranjeras (ILE)
Dirección de Internacionalización y Cooperación - DICO
ISOTools
Pagos en Línea
Pedagogía
Planeación
Portal de Empleo
Excelencia Académica (PIEA)
Prueba 16PF para profesores
Rendición de Cuentas
Responsabilidad Social Universitaria
Talento Humano
Certificaciones Académicas

Noticias Unisimón

EL AMOR Y LA VOLUNTAD DE SUPERACIÓN: LA INSPIRADORA HISTORIA DE MARÍA CRISTINA VILLAMIZAR RAMÍREZ

Junio 24, 2022

Compartir redes-25 redes-27
EL AMOR Y LA VOLUNTAD DE SUPERACIÓN: LA INSPIRADORA HISTORIA DE MARÍA CRISTINA VILLAMIZAR RAMÍREZ

María Cristina Villamizar Ramírez en ceremonia de graduación junto al Dr. Fabián Enrique Cubillos Álvarez.

La tecnóloga en diseño textil, patronaje industrial y técnica en estética facial y corporal, nunca imaginó que al llegar a la capital nortesantandereana pasarían tantos cambios en su vida y viviría experiencias reconfortantes que terminarían definiéndola como persona y profesional.  

“El día que llegamos de Bogotá a comenzar de cero, mi papa me había dejado un apartamento totalmente vacío y nos quedamos allí, mi hijo me dijo ‘mamita, hoy dormimos en la casita nueva’, extendí una toalla en el suelo y con ropa envuelta como cabecera lo acosté y yo dormí en el puro piso. Esa noche ni dormí, lloré porque fue un golpe muy fuerte, luego de esa noche inicié a trabajar con mis padres, tuve un restaurante, alquilé lavadoras, hice de todo. El hecho de estar hoy donde estoy y recibir este reconocimiento y poder cumplir mi sueño es gracias a Dios, al apoyo de mi familia, el empuje y la tenacidad mía, puedo decir que estoy sana del cáncer, que superé ese matrimonio de maltrato y soy magister en Derecho Penal.”

Estudiar Derecho no fue iniciativa de María Cristina, fue una propuesta de sus tíos, quienes se desempeñan como presidente de Asonal Judicial y su tía como pensionada del Tribunal Superior de Justicia de la sala civil, ellos la motivaron a estudiar y ser profesional. Inició sin gustarle mucho la carrera, pero el hijo fue su apoyo fundamental para seguir, y poco a poco enamorarse y ver lo hermosa que era, en especial el Derecho Penal, porque supo que era a lo que se quería dedicar.

Se entusiasmó tanto que en el primer semestre tuvo el promedio más alto del grupo, recibió felicitaciones de los profesores por competir en conocimientos con los compañeros, habiendo terminado el bachillerato hace muchos años y siendo la mayor de todos, ya que estudiaba en la jornada de la mañana con jóvenes de 16 y 17 años.

El hecho de estar rodeada de tantos chicos la llenó de una vitalidad grandísima, ella era como la mamá de todos, la respetaban, la querían y la admiraban porque siempre fue buena estudiante. En séptimo semestre tuvo una mención de excelencia académica, estuvo tres veces en cuadro de honor y en el último semestre de la carrera también fue reconocida con excelencia académica por tener un promedio de 4.9.

Cuando María Cristina tuvo sus primeros quebrantos de salud por una lesión en la columna que por poco la deja por fuera de la Universidad, allí estuvieron sus chicos pendientes, porque su parálisis fue del cuello hacia abajo y por más de un año dependía de un corset de varillas y de un bastón para poder caminar y los muchachos la ayudaban a bajar del carro, lo cual fue bastante fuerte para ella. Sin embargo, en palabras de la hoy abogada “fue una delicia ese apoyo, ir a la Universidad y hacer lo que me gustaba y apasionaba fue maravilloso, todo gracias a los chicos y compañeros a los cuales quiero mucho y considero como hijos.”

A una semana de graduarse del pregrado en Derecho estando muy entusiasmada, a Cristina le detectaron la enfermedad del cáncer, en ese momento cuando recibió la llamada del centro de patología para que fuese a recoger los resultados se encontraba en la Universidad, ella fue sola, y saber la noticia fue terrible “sentí que se me caía el mundo, pensé en mis padres, pensé en mi hijo, pensé en los planes que tenía en mi vida y para nosotros como familia.”

Contarle a sus seres queridos lo que estaba sucediendo fue para Cristina lo más difícil, sin embargo, eso hizo que se unieran como familia, al ser hija única y tener un solo hijo, facilitó para que despertara el amor, el apoyo y el respeto, que fueron fundamentales para afrontar el difícil proceso pues Cristina se sometió a una cirugía de un vaciamiento axilar y una cuadrantectomía, asistió a 34 quimioterapias y radioterapias.

Luego de hacer su práctica judicial en la Fiscalía séptima de seguridad pública y dada su pasión por el Derecho Penal, Cristina decidió estudiar la maestría, sin embargo, pensó en aplazarla y darse un tiempo para recuperar su salud porque ya había presenciado un procedimiento oncológico de una tía y sabía lo difícil que era el tratamiento. Por recomendación, los médicos tratantes se negaron, propusieron que se mantuviera ocupada, evitando pensar en la enfermedad para que el tratamiento fuese más efectivo.

Finalmente, Cristina quiso comentarle al Dr. Cubillos lo que ella estaba viviendo y su idea de querer aplazar la maestría. Al recibir otra negación del académico, él lo justificó mencionando la excelente estudiante que era, la confianza que tenía en sus capacidades y posibilidades, afirmó en nombre de la Universidad que recibiría el apoyo de todos y en todo lo que necesitase y lo que pudiesen hacer, incluso le compartió su número de teléfono personal para disponer de él en cualquier momento y continuar con la maestría.

Para la abogada fueron días difíciles, pasó por quimioterapias muy fuertes, sentía nauseas, dolores e insomnio que no la dejaban levantarse de la cama y le tocó estudiar acostada desde su portátil y un tablón, así presentaba los trabajos y actividades. No solamente el hecho de sobrevivir y de estar sana del cáncer, también por su separación hace trece años de un matrimonio abusivo y de maltrato, llegando a Cúcuta con un hijo de ocho años y sin nada, tuvo el apoyo incondicional de Dios y el de sus padres, y a pesar de todas las dificultades pero cada día más entusiasmada, Cristina logró superar y cumplir el sueño de ser profesional.

Política de tratamiento de la informaciónir-26

Sede Barranquilla

SEDE PRINCIPAL

Carrera 59 No. 59-65
Atención a estudiantes
PBX: +57 (605) 3185510

PBX +57 (605) 3444333
Fax : +57 (605) 3682892


Notificaciones judiciales:
notificacionesjudicialesbaq@unisimonbolivar.edu.co

SEDE POSGRADOS

Carrera 54 No. 64-222
Celular +57 3182819458

Programas Extendidos en Cúcuta

Av 3 No. 13-34 La Playa
Pregrado: +57 311-5220210
Posgrado: +57 317-5112056 y 318-2101460


Notificaciones judiciales:
correspondenciacucuta@unisimonbolivar.edu.co

Barranquilla

SEDE PRINCIPAL

Carrera 59 No. 59-65
PBX +57 (5) 344 4333.
Fax : +57 (5) 3682892

Programas Extendidos
en Cúcuta

Av 3 No. 13-34 La Playa
P.B.X: +57 (7) 582 7070
unisimon logo
Universidad Simón Bolivar. Todos los derechos reservados©|Departamento Sistemas de Información|Diseñado por MID Soluciones Web