cerrar
Contacto PQRS
Centro de Documentos
Pedagogía
Aula Extendida
Bienestar Universitario
Biblioteca
Dpto. Ciencias Básicas, Sociales y Humanas
Planeación
Autoevaluación
Internacionalización
Talento Humano
Preguntas Frecuentes
Historia Gráfica
Correo Estudiantes
Correo Funcionarios
Correo Funcionarios Microsoft
Egresados
Alianza La Opinión
Test TPI 16 - para estudiantes
Prueba KOLB para estudiantes
Prueba 16PF para profesores
Encuesta Caracterización Diversidad
Programa de Excelencia Académica (PIEA)
Instituto de Lenguas Extranjeras (ILE)
Responsabilidad Social Universitaria
Rendición de Cuentas

Noticias Unisimón

EMPRENDER EN TIEMPO DE CRISIS

Mayo 24, 2020

Compartir redes-25 redes-27
EMPRENDER EN TIEMPO DE CRISIS

¿Es tiempo para emprender? / Imagen tomada de internet.

En la medida en la que el mundo comienza a superar el impacto social provocado por el coronavirus, nuevas dinámicas económicas se plantean frente a las oportunidades y necesidades del mercado.

Suena paradójico, pero cada vez más personas se atreven a emprender en medio del caos por la pandemia del coronavirus. Intentarlo, significa, en estos tiempos, esquivar la crisis financiera para quienes aún ven lejana la esperanza de una reapertura económica total, tras varias semanas de cuarentena. 

Si usted es una de esas personas que sigue en el limbo laboral y por más de que piensa, no encuentra un quehacer productivo, es el momento de que reconozca que poner a volar la imaginación, sacando provecho de la situación, es el primer paso de un emprendedor. 

Pero para emprender no solo se necesitan buenas ideas. Es importante contar con información básica y aterrizar conceptos sobre la materia: ¿qué lo hace un emprendedor? ¿cuánto debe esforzarse? ¿qué necesita para hacer rodar su idea de negocio?

Según  Mauricio Sotelo, profesor de innovación de la Universidad Simón Bolívar, una vez identificado el concepto, hay que entender que existen dos tipos de emprendimiento: el que nace por necesidad y el que surge desde una visión de oportunidad; saber diferenciarlos le puede ayudar a clasificar mejor en qué terreno va a competir.

El emprendimiento de oportunidad es por lo regular el que tiene un componente innovador y  por objetivo una idea de alto valor, contrario al que nace por necesidad, que casi siempre se enfoca en proveer servicios o satisfacer necesidades básicas; por ejemplo, la compra y venta o el ofrecimiento de servicios personales.  La buena noticia es que, de cualquier modo, sea cual sea el fundamento de su emprendimiento, este puede ser el momento oportuno para ‘echar su barco a navegar’.

Todo depende de cómo se lee lo que está pasando, qué aspiraciones tiene, qué espera, si está preparado para la frustración y cuánto lucharía por cumplir su sueño. 

Un emprendedor debe lidiar con múltiples barreras, tanto físicas como mentales. El pesimismo, los malos consejos de terceros, la iliquidez financiera, incluso, la falta de educación o información, puede hacer que no encuentre el foco. Pero quizá la mayor barrera para un emprendedor es el desconocimiento. Cada vez que usted realiza una actividad independiente, diferente a la que por regularidad hace, está emprendiendo. “Lo importante es que su idea tenga un componente innovador, por pequeño que sea”, resaltó Sotelo. 

Según el trainner en coaching y Programación Neurolingüística (PNL), consultor en prospectiva, emprendimiento e innovación, José Luis Ramírez, la gente necesita seguir creando habilidades y, de hecho, en estos tiempos de confinamiento obligatorio muchos lo hicieron. Pero una cosa es tener habilidades innatas en emprendimiento y otra es entrenarse en ellas. 

“Las personas, especialmente las más jóvenes, deben tener una estrategia de planeación, ser disciplinados y no pensar solo en lo inmediato, sino creer en que sí se pueden encontrar oportunidades para su emprendimiento. Se necesita convicción y ser positivos, pues en medio de este proceso se pasará por muchos momentos de frustración; pero solo quienes puedan enfrentarlos podrán trascender”, comentó Ramírez.  

De las crisis surgen oportunidades 

Una mirada a la historia demuestra que de las crisis hay quienes han sacado provecho. En el portal web español www.bussinesinsider.es, la Gestora de Fondos Schroders prevé que por el coronavirus la economía mundial se contraerá 3,1%, perdiéndose más de 25 millones de empleos “lo que supondría la peor recesión mundial desde 1930”. Sin embargo, destaca que empresas como Burger King, Airbnb, General Motors Company, Uber y FedEx, entre otras, nacieron de crisis financieras mundiales.

A hoy, en el plano mundial, varios impactos ha dejado la pandemia del coronavirus, no solo en la salud, sino también en el comercio, poniendo en vilo aquellos negocios tradicionales como bares, restaurantes y demás establecimientos que deberán  emprender desde lo digital, debido a medidas como el aislamiento social. De hecho, el comercio mundial ha ido cambiando.

En España, las ventas en línea crecieron 55 por ciento desde que comenzó el confinamiento, lo mismo que en Italia, donde se reportó un incremento del 43 por ciento en las ventas online. 

En Europa, Norteamérica y Asia, las ventas tienden al aumento; sin embargo, la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE) señala que en Colombia el comportamiento del comercio electrónico (e-commerce) aún no despega. (Ver gráfico)

La Universidad Simón Bolívar reconoce que las ventas a domicilio, el comercio electrónico y la implementación de estrategias para mejorar el uso de las tecnologías abrió un abanico de nuevas oportunidades para los emprendedores. Según expresó el profesor Sotelo, en la Unisimón se apoyan aquellas unidades de emprendimiento de los estudiantes para fortalecerlos en conceptos, capacitaciones y los casos exitosos son promovidos a un proceso de mentoría.  

“Tal vez Norte de Santander no esté preparado para emprendimientos de gran envergadura. Sin embargo, hay una nueva generación que quiere hacer nuevas cosas; por eso los emprendimientos pueden surgir desde venderle a empresas que tienen una gran estructura, hasta aquellos que brindan servicios básicos”, dijo Ramírez. 

El informe sobre el impacto de la COVID-19 en el comercio electrónico, elaborado por la CCCE, revela que muchos colombianos siguen prefiriendo el pago en efectivo y aprovechando las ventas por domicilio a través del uso de plataformas digitales, pero no se atreven a comprar directamente en línea. “Respecto a la última semana de febrero, en la última semana de marzo el valor total de las compras realizadas y pagadas a través de internet en Colombia cayó el 47%, aunque presentó un crecimiento semanal del 29% en la primera semana de abril. Es posible que esto se deba a que el Gobierno Nacional aclaró los aspectos en la operación de las plataformas de comercio electrónico en medio del aislamiento preventivo obligatorio”, señala la CCCE. 

El turismo y la aviación han sido los sectores que más han visto golpeado el comercio electrónico, pero se espera que para cuando termine el aislamiento, de manera definitiva hayan cambiado los hábitos y los colombianos confíen más en este modo de pagos en línea. 

Una historia de emprendimiento

Marlon Alfredo ‘Clark’ Martínez Pabón es un cucuteño convencido de que las redes sociales son las mejores aliadas de su emprendimiento. Este fabricante empírico de autopartes para Volkswagen hoy es reconocido por sus trabajos no solo en Colombia sino en Centroamérica, Ecuador, Perú, Canadá y distintas ciudades de Estados Unidos.

Aunque hace 16 años viajaba de feria en feria por toda Venezuela vendiendo las artesanías que aprendió a fabricar por herencia familiar, la recesión económica en el vecino país y su pasión por los ‘escarabajos’ lo hicieron regresar a Norte de Santander, donde se dedicó a ser ayudante de construcción. “Siempre había sido inquieto con los Volkswagen hasta que tuve el mío. Un día fabriqué mis propios accesorios, porque era muy caro importarlos de los Estados Unidos. Monté el trabajo que le realicé a mi carro en las redes sociales y en los grupos de aficionados a los ‘escarabajos’ y la gente me empezó a pedir que les fabricara piezas.”

La fórmula que aplica este emprendedor es analizar lo que ve en el día, hablar con la personas y ver cosas por internet para mejorar la calidad de sus productos. Ahora mismo, debido a la pandemia y a la escasez de pedidos, Clark emprendió nuevamente, esta vez, fabricando cenizarios. 

 

* Texto producido en el marco de la Alianza Unisimón - Diario La Opinión.

Política de tratamiento de la informaciónir-26

Sede Barranquilla

SEDE PRINCIPAL

Carrera 59 No. 59-65
PBX +57 (5) 344 4333.
Fax : +57 (5) 3682892

SEDE POSGRADOS

Carrera 54 No. 64-222
PBX +57 (5) 344 3116.
Fax : +57 (5) 3493040

Programas Extendidos en Cúcuta

Av 3 No. 13-34 La Playa
P.B.X: +57 (7) 582 7070

Barranquilla

SEDE PRINCIPAL

Carrera 59 No. 59-65
PBX +57 (5) 344 4333.
Fax : +57 (5) 3682892

Programas Extendidos
en Cúcuta

Av 3 No. 13-34 La Playa
P.B.X: +57 (7) 582 7070
unisimon logo
Universidad Simón Bolivar. Todos los derechos reservados©|Departamento Sistemas de Información|Diseñado por MID Soluciones Web